• 04Febrero

    Escape Room Educativo: Para Salir Hay Que Empollar

    Escape Room Educativo: Para Salir Hay Que Empollar

    Seguro que más de una vez oíste hablar de lo que en español se conoce como "habitación de escape". Pero, ¿un escape room educativo? ¿Cómo se consigue eso?

    Y lo que es más importante, ¿cómo poder aplicarlo en el aula?

    En este artículo te comentaremos todo lo que te hace falta saber para poder realizar con éxito esta actividad: qué es una escape room, sus beneficios educativos y su porqué, ejemplos, y cómo aplicarla sabiamente.

    ¡Comenzamos!

    ¿Qué es un Escape Room Educativo?

    qué es un escape room educativo

    Originario de Japón, donde desde 2007 se usa con éxito para entretener a grandes masas (llegando incluso a llenar estadios enteros), el escape room en las aulas tiene el potencial de crear una narrativa inmersiva, de tal forma que, con unos pocos materiales e imaginación, se puede crear una experiencia asombrosamente entretenida, a la par que educativa, por supuesto.

    La razón que hay detrás de esta metodología no es más que la motivación que subyace de un reto: salir de una habitación en menos de 1 hora, usando el intelecto y el razonamiento, junto con la aplicación del trabajo en equipo.

    Podría decirse que, bien aplicado, posee un conjunto de ventajas que fácilmente podrían ayudar al maestro a hacer mucho más llevadera su asignatura.

    Porque uno de los problemas principales que tienen los profesores a la hora de dar clase es la constante lucha contra el aburrimiento; y mediante las escape rooms educativas, podría paliarse esta lacra de una vez por todas.

    Beneficios de las escape room educativas

    cómo crear un escape room en clase

    Aquí podemos clasificar unas cuantas razones para aplicar esta técnica educativa de una manera exitosa:

    • Aumento de la curiosidad natural de los niños: nuestros pequeños son poseen esa habilidad de asombro constante, cosa que los adultos hemos ido perdiendo poco a poco. Podemos aprovechar esta característica, y explotarla al máximo mediante esta técnica.
    • Desarrolla el sentido del logro: lo cual está muy estrechamente ligado al propio sentido del valor. Lo mismo nos pasa a los adultos: cuantos más objetivos conseguimos, solemos sentirnos mejor con nostros mismos.
    • Aplicas de esta forma la estrategia de la gamificación en el aula: borrando de un plumazo el aburrimiento, producto de la posible monotonía de los libros y las clases interminables.
    • Fomentas el trabajo en equipo: habilidad cada vez más solicitada en los trabajos, lo cual forma parte del objetivo final de educar a un niño en primaria, su futura salida al mercado.
    • El niño mejora su capacidad de negociación. El escape room educativo funciona de la siguiente manera: los alumnos encuentran una pista, y para poder darla una solución, deben buscar la forma de extraer el jugo a este elemento, para lo cual hará falta que formen pequeños grupos y apliquen técnicas de diálogo y negociación. Buen momento, por cierto, para ir mostrándoles técnicas de liderazgo.
    • Diversión sin igual: es como si pusieras un videojuego educativo en clase. Tus alumnos se lo pasarán pipa, y seguro que más de uno querrá repetir, siempre y cuando lo realices de una forma escalonada, así los niños no se frustran ante el nivel del problema.
    • Oportunidad perfecta para aplicar la resiliencia: es muy importante que el pequeño adquiera la capacidad de lucha y de constancia a la hora de conseguir unos determinados objetivos. Una de las razones por las que los niños "pasan" de las clases, es que no tienen motivación y ganas porque ven los problemas más grandes que ellos. Si tú como profesor le muestras que puede lograr todo lo que quieran con trabajo y disciplina, mediante técnicas de resiliencia e inteligencia emocional, podrá conseguir esa voluntad y ganas de aprender.
    • La presión (sana) mejora la competencia del niño. Y digo sana, porque debe aplicarse de forma correcta, sin llevar al niño a la frustración. El estrés moderado mejora la capacidad cerebral, como cuando vas al gimnasio y realizas ejercicio anaeróbico: si lo haces bien, saldrás con agujetas, lo que implica crecimiento del músculo.
    • Esta actividad ayuda a que los niños se conozcan más entre ellos: la comunicación es la clave aquí. El profesor tiene que estar atento a cómo se relacionan los niños, cómo piden las cosas y cuál es el trato a nivel general. Después con eso en cuenta, puede premiar al grupo que más a colaborado entre sí, por ejemplo.
    • Desarrollo de la creatividad del infante: debido al hecho de tener que usar la imaginación para poder realizar eficazmente el ejercicio.
    • Por último, y no menos importante, tenemos la facultad de investigación. ¿Quién sabe si en el aula tenemos a un futuro Sherlock? Para que los niños se impliquen de verdad y se tomen en serio el juego, se verán invitados de una forma natural a querer buscar respuestas a las cuestiones que se les plantean.

    Consejos básicos al aplicar un Escape Room Educativo

    beneficios de la escape room educativa en el aula

    Podríamos decir muchas formas de aplicarlo, aunque aquí nos interesa dar unos consejos básicos:

    • Debemos tener en cuenta el momento a la hora de realizar un ejercicio como este, y la asignatura, además de las necesidades de los alumnos en cuestión.
    • Poner la imaginación a trabajar, muchas veces significa sacrificar el propio tiempo personal del profesor, cosa que hay que tener muy en cuenta.
    • Los materiales para realizar esta técnica educativa pueden conseguirse en papelerías, librerías o ferreterías.
    • En el momento de llevarla a cabo, el profesor debe intervenir lo menos posible, sería algo así como un "game master": lo que se pretende aquí es que los niños consigan entre ellos realizar la tarea, con total independencia.
    • Así pues, los alumnos también pueden colaborar a la hora de preparar el escenario de la escape room educativa; todo con tal de trabajar juntos.
    • La duración de cada sesión puede ser entre 15 minutos o la hora entera de la asignatura. Lo importante es que aprendan, e incluso que lleguen a olvidarse de la hora (lo cual sería señal de éxito).
    • Normalmente su aplicación es de una sola asignatura, aunque, si se da la situación propicia, dos profesores de distintas materias pueden realizar incluso una Escape Room de dos horas de duración, haciendo que sea transversal. De esta forma, el entretenimiento puede durar más tiempo (aunque también la dificultad aumente).
    • Es importante crear un ambiente inmersivo, y para ello lo mejor es esmerarse en adornar el aula o el ambiente en el que se vaya a desarrollar la actividad.
    • Así como puede realizarse de forma física, también puede hacerse un Escape Room virtual, de tal forma que intervengan herramientas como ordenadores, pantallas, códigos QR...
    • Muy importante: dificultad gradual, de tal forma que vaya de fácil a difícil. Los niños tienen que sentir que van avanzando, y tal avance es facilitado por la sensación de logro cuando superan cada prueba.
    • ¿Cómo conseguimos atrapar a los alumnos, que todos colaboren y quieran participar? Más que obligar, aplicando la fuerza bruta, sería más conveniente crear una buena historia, apelar a la narrativa, como si fuera un cuento. Ayudaría también una predisposición e interés por parte del profesor (que se meta en un papel determinado, por ejemplo).

    ¿Cómo crear el Escape Room Educativo perfecto en mi clase?

    escape room como método educativo

    Desde ConEduka, te daremos una serie de pautas para poder llevar a cabo estas actividades:

    • Definir la temática de la escape room educativa: esto puede hacerse por parte del profesor unilateralmente, o dar a los alumnos la oportunidad de que puedan decidir por ellos mismos, llegando a un acuerdo o votando las diferentes iniciativas.
    • Decidir el momento y lugar adecuados: el día que toca, y si se hace en el aula, el pabellón o el patio.
    • Crear la historia: sería sin duda una actividad apasionante; si nos permites un consejo, deja a los niños que abran sus mentes y desarrollen esa imaginación tan característica. Tú como profesor podrías ir marcando unas pautas, pero el trabajo creativo es para los niños.
    • Integración del "viaje del héroe": en esto se basa la temática detrás de todo buen cuento o novela; en él, el protagonista sufre una serie de acontecimientos, los cuales marcarán el resto de su existencia. Es su deber, a partir de ahí, embarcarse en una misión cuyo objetivo es conseguir volver a la normalidad.
    • Para ello, se puede crear un vídeo que acerque a los niños a interesarse por la temática.
    • También es necesario identificar qué es lo que necesitan aprender en este momento: llegados a este punto, será el profesor el que diseñe las preguntas, diseñadas de tal forma que hagan un repaso de los conocimientos necesarios para aprender un determinado conocimiento.
    • Así pues, también es necesario aplicar unas determinadas reglas. En este juego no todo vale, será imprescindible determinar unas normas, para que todos puedan participar, divertirse y aprender por igual, de una forma respetuosa.
    • Por último, realizar un inventario de todo el material que los niños tienen que traer de sus casas, o el que hace falta para desarrollar de manera exitosa esta experiencia.

    Conclusión: el escape room puede ser un buen método educativo

    Como dijimos antes: es necesario, y más en la era de la distracción masiva que estamos viviendo en estos tiempos, que el niño asocie el conocimiento con diversión. De otra forma, desarrollaremos seres humanos sin ambiciones, sin ganas y sin habilidades necesarias para poder afrontar las grandes adversidades venideras.

    Terminamos el post afirmando que el Escape Room Educativo, siempre u cuando se emplee de forma correcta, realiza una gran labor a la hora de impartir conocimiento a una clase.